lunes, 5 de diciembre de 2016

Todo esto será tuyo...


Echando la vista atrás y viéndoles así, en alegre comandita en los aledaños del paddock de Marina Bay (Singapur), nadie diría que Bernie no atesora todo su poder en el puño y le está comentando a Chase Carey: «Todo esto será tuyo... si pagas.»

Lo de Liberty Group nos entretuvo lo suyo a comienzos de otoño. Quién más, quién menos, soñaba entonces con que la operación de compra del gigante americano de la comunicación supusiera un revulsivo para la Fórmula 1, pero conforme va transcurriendo el tiempo, las dudas comienzan a sobrevolar el asunto como aves carroñeras: en círculos.

domingo, 4 de diciembre de 2016

El hombre tranquilo


En un mundillo que babea con los ingenieros y las máquinas, que si pudiera erradicaría el Mundial de Pilotos aunque pierde el culo hablando de ellos en cuanto tiene ocasión, no es de extrañar que los segundones de esta mandanga hagan de tapaos de la historia. 

Más importante incluso que los presidentes, la figura del tapao ha sido emblemática en política, de siempre. En México solía corresponderle este papel al Secretario de Gobernación, en lo nuestro, se circunscribe a esos individuos que parecen no servir de nada que no sea llevar a buen puerto los cacharros que diseñan sus eminencias.

Inspector Gadget [McLaren]


Lo mencionaba hace unas horas: de no ser por los problemas que ha acumulado Toro Rosso este año, Faenza debería haber quedado sexta en el Mundial de Marcas. Y como lo cortés no quita lo valiente y al fin y al cabo esto es Fórmula 1, aceptemos que de vez en cuando viene bien atrapar un poco de viento de cola que enmascare una temporada bastante fulera haciéndola pasar por algo que no es, porque no lo es, seamos sinceros. 

Este quinto puesto en el campeonato 2016 le ha venido a McLaren como llovido del cielo, y al admitirlo debería rasgarse el velo del Templo de Salomón porque estamos hablando de Woking, no de una escudería cualquiera. Tampoco vale lo avanzado con respecto a 2015 porque la temporada pasada se dejó el listón tan bajo que cualquier saltito daría para récord.

Chuto o muete [Toro Rosso]


Por fortuna ya ha pasado el Halloween ése y anteayer por la noche cerrábamos el capítulo de los parias de la parrilla, reseñando la extraña aventura yanqui en Fórmula 1 (Haas). Así que abróchense los cinturones porque en las próximas cuatro entradas de esta serie, vamos a tocar la salsa y la pimienta de nuestro deporte: la montonera, el lugar donde suele suceder la mayoría de cosas que nos atan a este deporte.

Y empezamos por Toro Rosso, quinta escudería por la cola pero séptima en el Mundial de Marcas, que ha sabido aguantar lo que no está escrito en una campaña 2016 marcada por la improvisación y el hacer de tripas corazón. Y me explico:

sábado, 3 de diciembre de 2016

Lo hemos vuelto a hacer


Esta tarde nos han vuelto a otorgar el Premio SafetyCast al Mejor Blog español de F1, y ya van tres en los cinco años de vida de esta iniciativa (2012, 2015 y 2016), y para colmo de bendiciones, en las dos que faltan fuimos finalistas (2013 y 2014).

Y como hago siempre que nos suceden estas cosas, quiero compartirlo con vosotros porque como he dicho hasta hartarme, esta aventura que navega ya hacia las 10 temporadas seguidas, es más vuestra que mía. Me aguantáis a diario, me toleráis, me corregís las faltas de ortografía, las semánticas y las otras, y Nürburgring, El Infierno Verde, continúa en pie de guerra porque seguís a mi espalda, porque os noto cerquita y porque os leo, porque siempre os leo.

Música para camaleones


Si las sucesivas reformas educativas, la publicidad y la televisión, no nos hubiesen convertido en perfecto eunucos intelectuales, todos y cada uno de nosotros tendría sobre la mesita de noche un ejemplar de Music for Chameleons y sentiría la obligación moral de leerlo al menos un par de veces al año.

El artista frente a sí mismo. Arañando su superficie y buceando en sus entrañas, haciendo introspección mirando fuera. Capote, confeso y mártir de Truman...

viernes, 2 de diciembre de 2016

¡Ándale, ándale! [Haas]


Todo iba bien con el proyecto Haas hasta que vino Paco con la rebaja. Los expertos nos dijeron que así se hacían las cosas. Que los yankies son una especie aparte. Que tenían mucho que enseñarnos, que era mejor pasar un año preparándolo todo antes de desembarcar en la Fórmula 1, que hacer el indio como Caterham, Virgin o HRT... Pero al final, Haas ha resultado como el resto de iniciativas que se las prometían en nuestro territorio: una listilla más a la que el tiempo ha puesto en su sitio.

Los inicios fueron prometedores (28 puntos de los 29 finales se consiguieron antes de mitad de temporada), pero a partir de ahí, cuando se hacía menester demostrar que tras la aventura había ideas y no quincalla, Haas ha naufragado estrepitosamente.